¿Conoces la historia de las tejas de cerámica?

klinker meridional 6
Share:

En la mayoría de los campos relacionados con la construcción, siempre ha existido una evolución en los materiales y su apariencia, desde lo más simple y cercano, como puede ser el adobe y la piedra, hasta los materiales más sofisticados y variados que hoy en día usamos en nuestros edificios.

En la apariencia, tanto los modos de transformación de los materiales a productos con mayores funcionalidades, como el arte y la arquitectura de la época han hecho que para estos materiales se hayan desarrollado técnicas de decoración y diseño cada vez más avanzadas y expertas.

Los artesanos fueron las personas que desarrollaron esos métodos a través de distintos oficios y cuyo conocimiento se pasaba de generación en generación afinando las técnicas.

Finalmente, la revolución industrial trajo consigo un cambio crucial en las técnicas de fabricación y estéticas, que si bien, en muchos casos, han tratado de imitar o evolucionar las técnicas artesanales.

Evolución de las tejas de cerámica

En el caso de las tejas de cerámica, su historia se remonta al año 640 a.C. en Grecia. En otras zonas, llegaron a usarse otros materiales como la madera, pizarra o la piedra.

En la edad Media triunfó la Teja Árabe, cocida en hornos cuadrados u hormigueros, que trabajaban con mucha llama, si bien, su origen inicial fue romano.

Gracias a este tipo de cocción en hornos, las tejas salían con distinta calidad y variedad cromática, siendo las de peor calidad y con tonos negruzcos o rústicos las que se usaban en granjas o zonas rurales.

Otro factor que ha marcado la estética de nuestros entornos es el envejecimiento natural de la teja, lo que le da vistosidad y autenticidad,

Una vez avanzada la era Industrial y con el fin de ampliar la propuesta de productos, se impuso en la industria cerámica la aplicación de técnicas de decoración industriales, mediante la aplicación de engobes y esmaltes.
En algunos casos se pretendía darle una apariencia rústica mediante flameados, principalmente, de tonos oscuros. Sin embargo, con el tiempo fueron evolucionando con más colores y distintas técnicas de aplicación, incluso jugando con texturas, por ejemplo, con la aplicación de engobes en polvo o granulados. En cualquier caso, se pretendía ofrecer una apariencia rústica a la teja con el fin de mimetizarse mejor con el entorno.

Logicaplana

Por otro lado, avanzaron las propuestas en esmaltes, con una gran variedad de colores brillantes que implican un proceso en bicocción que encarece el producto.

Más tarde, y gracias a las mejoras en los procesos de cocción, evitando roces y marcas, avanzaron los acabados monocolor, aplicados en las tejas, fundamentalmente, de formato plano y de estilo moderno, enfocadas en el mercado de cubierta nueva y contemporánea. El mercado ha definido una variedad de colores concreto, donde abundan los acabados negros, grises y marrones.

Próximas tendencias en acabados de tejas de cerámica

Hay muchas ideas y propuestas, pero lo que es seguro es que los fabricantes estamos buscando sistemas de aplicación de acabados y decoraciones más flexibles, realistas y con un valor estético diferencial.

En BMI estamos trabajando en desarrollar e implementar avances tecnológicos que nos permitan ofrecer propuestas innovadoras y diferenciales, y sobre todo con calidad para que nuestras tejas de cerámica vayan acorde a los nuevos valores sociales en cuanto a sostenibilidad y modernidad.

Descargar en PDF

Escrito por:

Solicita información a nuestro equipo de expertos

Share: